La Habana tiene varios hoteles disponibles a los turistas nacionales y extranjeros, entre ellos se destacan Hotel Parque Central, Hotel Saratoga, Hotel Telegrafo, Aparthotel Montehabana, Hotel Nacional de Cuba, Hotel Sevilla, Hotel Palacio O'Farrill, Hotel Raquel.

Conozca más de La Habana

Capital de todos los cubanos

Un buen tabaco cubano es un habano; un símbolo de Cuba es el Morro de La Habana; un hombre universal es el habanero José Martí. Y es así que, sin menoscabo de otras importantes ciudades de la isla, su capital tiene una enorme significación en la historia general; pasada, reciente, presente y, a todas luces, futura del país.

Morro, Bahia, Miramar

Tiene ella muchos encantos y misterios, pero el principal de todos quizás sea su ambiente. La ciudad, cuyo Centro Histórico es Patrimonio de la Humanidad, vive hoy con su esencia humanista y marinera.

Molduras, columnas, capiteles, cornisas, han evolucionado en nuevas soluciones estéticas dentro de la ciudad moderna, frente al mismo mar de siempre, azul y fresco.

Plaza de la Revolucion Jose Marti

Es así que recorrerla es vivir su historia, sus épocas distintas, desde el lejano siglo XVI hasta el XX, desde las angostas callejuelas coloniales de los Oficios y de los Mercaderes, hasta la moderna y arbolada Quinta Avenida. Comprobará cómo los habaneros llevan el acento inconfundible que anima la vida en las latitudes tropicales y la singular nitidez de una identidad propia, a la vez que caribeña.

Miramar de Noche

La Habana abarca un área de 732 kilómetros cuadrados de los cuales tiene urbanizados apenas 172. Pero es una gran ciudad de 15 municipios y más de dos millones de habitantes, donde radican el gobierno central del país y sus más importantes instituciones; funcionan interesantes museos, universidades, teatros y centros de cultura.

Esta es “la ciudad de las columnas”, como la definiera Alejo Carpentier; la de las fortalezas que la han escoltado a través varios siglos; la de la Catedral donde mejor evolucionó el barroco en el Nuevo Mundo.

Plaza de la Catedral

Sus plazas, sus parques, sus avenidas, sus barrios llenos de orishas, las playas que le son vecinas y el calor de su gente, le convierten en excelente sitio donde pasar algunos días.

Playas del Este en la Habana

Pero si usted no dispone más que de algunas horas de libertad total para irse a recorrer sus calles, no dude en hacerse su propio itinerario, que bien pudiera comenzar por la Plaza de Armas, flanqueada por importantes monumentos como el Castillo de La Fuerza, el Templete, el hotel Santa Isabel, el Palacio del Segundo Cabo y el Museo de los Capitanes Generales.

Recorra las viejas calles de los Oficios y Mercaderes, pase por la Plaza Vieja, llegue a la Basílica de San Francisco de Asís con su plaza, la vecina Lonja del Comercio y el gran edificio de la Aduana.

Lonja del Comercio

Respire el aire con olor a mar y a aceites quemados del puerto en la Alameda de Paula.

Camine por Obispo, como lo hizo tantas veces Hemingway, del hotel Ambos Mundos al Floridita, cuna del Daiquirí.

El Capitolio

Vaya al Parque Central. Admire el Gran Teatro de La Habana y el Capitolio. Vuelva atrás y desde la costa suba las alturas del Miramar por las calles 23, Paseo y G, las cuales le conducirán hasta sitios interesantes como La Rampa, la Universidad y la Plaza de la Revolución. Baje por ellas mismas si viniera por Reina, Carlos Tercero o Zapata, y de nuevo en el Malecón pase el río Almendares por el túnel y recorra la arbolada y suntuosa Quinta Avenida, en Miramar. Entonces podrá haberse hecho una idea de la capital de Cuba en su actual aspecto, aunque muy sintética.